Judas Iscariote fue “un hombre serio”

Judas fue un hombre serio, el más serio de los apóstoles; por eso fue escogido como tesorero, pero un pecado lo condujo a otro pecado ya que los pecados no son solamente pecados, sino también entregas divinas (Romanos 1:24). La amargura, lo condujo al robo, el robo a la traición, la traición a subestimar el amor de Dios y este último al suicidio. Todo el que justifica y defiende a un suicida probablemente este antecedido por otros pecados como entrega divina.

Para el autor del libro Judas Iscariote el calumniado el Evangelio según Juan está lleno de encono. Específicamente por la forma clara y llana como se narra y se comenta la traición de Judas Iscariote. Para el autor del libro antes mencionado, el apóstol Juan tenía una indisposición y celos contra el Iscariote.Pero lo que bien se puede observar en el apóstol Juan es su santa indignación ante un pecado tan horrendo. Ciertamente, no fue neutral, pero fue veraz. Cuando se narran los hechos se debe ser objetivo, pero nunca neutral. Debemos estar del lado de la verdad y la justicia siempre.

Tira la piedra y esconde la mano

El príncipe de la potestad del aire es muy astuto. Tira la piedra y esconde la mano. Siembra sutil y secretamente su motivación al suicidio, tanto en el plano legal como religioso. Usa la casuística cristiana, las legislaciones, los tiempos de preguntas y respuestas y las redes sociales para diseminar su mortal veneno, pero cuando se le reta seriamente a considerar el tema, a la luz de la Biblia y el sentido común, lo rehúye escandalizado. Para justificar su silencio ha sembrado la idea de que, mientras más se habla del suicidio más se promueve. Pero su orgullo lo traicionó; él mismo, orondo, expuso el tema y pensó que el terreno estaba fértil para abierta y descaradamente anunciar, en un evento de alcance mundial, la “buena nueva”: Que para los suicidas, como Judas, hay esperanza. Sin embargo, cuando vio la realidad, ordenó a sus principales maestros que instruyeran rápidamente a sus seguidores a no tratar el asunto, de tal manera que parezca como un absurdo y una calumnia la denuncia de que los mismos hombres de Dios que predican vida, también predican, sutilmente, muerte.

La familia de Judas te lo va a agradecer mucho

“Sí, escríbelo, que la familia de Judas te lo va a agradecer mucho”(1). Fue la irónica afirmación de un amigo del escritor de un libro cuyo propósito era demostrar que Judas Iscariote había sido calumniado. ¿Qué sentido tiene defender a un suicida? Es una defensa vana y sin sentido.

Ningún escritor cristiano en su sano juicio o cuerdo, osará salir en defensa de Judas Iscariote. La Biblia habla claramente que Judas era hijo de perdición. A Iscariote, ¿Se le podría aplicar la misma fórmula doctrinal que se les aplica a los “cristianos” que se suicidan hoy en día?

¿Cuántos Judas hay en las iglesias? Realmente no lo sabemos. Lo que sí sabemos es que algunos concluyen su vida terrenal, aun dentro de las iglesias, de manera necia igual que Judas.

Realmente hay que ser un buen abogado, de los más finos y sofistas, para tratar de defender bíblicamente la inocencia de uno que afrentó, vilmente, a su Creador suicidándose.

Judas Iscariote “el calumniado”.

¿Podría un cristiano, con un mínimo de sensibilidad escritural, darle alguna posibilidad de salvación a Judas? A menos que sea un resentido por la religión y trate de demostrar que Judas fue “el calumniado”. Pienso, que quien así crea, mucho se lo agradecerá, no solamente la familia de Judas, sino también aquel que entró en su corazón después de traicionar al que tanto amor y confianza le brindó.

No hay duda, Judas fue un apóstata y es calificado como hijo de perdición. Aquel que fue iluminado, gustó del don celestial, fue hecho partícipe del don del Espíritu Santo, gustó de la buena palabra de Dios y los poderes del siglo venidero y al final todo lo negó; él mismo se enjuició ahorcándose y “se desvió para irse al lugar que le correspondía” (Hechos 1:25LBLA).

Un juicio divino

El suicidio de Judas, más que un pecado, fue un juicio divino. La Biblia es consistente en mostrar la inmerecida protección de Dios,de las garras del maligno, para con sus criaturas y en especial para sus hijos.

Cuando Dios quita este campo “magnético”, como le fue quitado a Job temporalmente “¿No has hecho tú una valla alrededor de él, de su casa y de todo lo que tiene, por todos lados? (Job 1:10), el enemigo tiene libertad para obrar. A esto la Biblia le llama también entregar. Judas fue engañado por Satanás y luego entregado a él. Fue poseído por Satanás: “Y después del bocado, Satanás entró en él. Entonces Jesús le dijo: Lo que vas a hacer, hazlo pronto” (Juan13:27LBLA).¡Qué ironía!

Ninguna maldición viene sin causa

Un pecado conduce a otro pecado y una maldición a otra. Cuando Satanás entra en una persona, como en el caso de Caín, que era del maligno, silencia la conciencia y levanta la pasión:“Cuando Judas empezó a robar, dudo que pensara convertirse en traidor. Pero la traición fue el castigo del robo: él se permitió un pecado oculto, y Dios lo entregó a uno más visible y horrendo” (2).

Después que Judas entregó a Jesús se le levantó su conciencia y, como Esaú, aparentemente se arrepintió, pero ya era muy tarde: “Y él, arrojando las piezas de plata en el santuario, se marchó; y fue y se ahorcó” (Mateo27:5LBLA).

Escuela neocalvinista

Los seguidores de la escuela neocalvinista, que atribuyen posibilidad de salvación al suicida, encontrarán en Judas un buen ejemplo de uno que pecó, “se arrepintió” y luego se suicidó. Pero, qué sabia es la Biblia, que previó esta perversa doctrina y calificó a Judas como hijo de perdición, y para que nadie fuera a pensar que todo se acabó con su suicidio, el Señor Jesucristo expresó lo siguiente: “El Hijo del Hombre se va, según está escrito de Él; pero ¡ay de aquel hombre por quien el Hijo del Hombre es entregado! Mejor le fuera a ese hombre no haber nacido” (Mateo 26:24LBLA). ¿De qué forma habría consolado un pastor de la escuela del cristiano suicida a la madre o al padre de Judas?

Es increíble observar que aun personas que están en doctrinas de error, pueden tener discernimiento del horrendo pecado del suicidio, y en particular del suicidio de Judas Iscariote. Judas consideró su pecado más grande que la misericordia de Dios. Su muerte vil y sangrienta fue un insulto a la gracia y perdón de Dios. Que verdad tangloriosa: “Al corazón contrito y humillado, oh Dios, no despreciarás” (Salmos 51:17).

La pedagogía divina

La pedagogía divina siempre se inclina a la confrontación y a la urgencia a fin de vivir una vida de santidad. ¡Qué Dios nos ayude a presentar un Evangelio sano de doctrina y de casuística! Que seamos honestos entre lo que decimosy lo queremos decir.

La siguiente exhortación es lo que realmente se necesita hoy en día:“Judas ejemplifica lo horrible y peligroso de la traición espiritual. Pero Judas no es el único hipócrita que ha traicionado al Señor. En todas las épocas hay Judas que parecen verdaderos cristianos e íntimos seguidores del maestro y lo traicionan por razones perversas del corazón. Debemos examinar contantemente el corazón, no vaya a ser que seamos reprobados”.

Exhortación final

Permítanme cerrar este capítulo con otras puntuales declaraciones acerca de Judas:“Sin lugar a dudas Judas se encontraba en el tormento de su propia hechura. La esencia misma del infierno era su mente perturbada. Dolor inaguantable, arrepentimiento insincero. No se hubiera quitado la vida si hubiera habido sinceridad en el corazón. Autocompasión era lo que tenía porque repudiaba lo que sentía. No buscó la fuente de su liberación, ni el poder del todopoderoso. No clamó clemencia, ni buscó liberarse de Apolión. Pensó que el final de su perturbación era acallar la conciencia matando su cuerpo y su alma. Fue la perturbación de un demente que se salió de sus rieles”.

Pero esta insensibilidad e indiferencia a valorar y proteger la vida no es casual, es el resultado de un acondicionamiento mental y espiritual del príncipe de la potestad del aire.

Referencias

1- Juan Calvino,Institución de la religión cristiana.

2- William Gurnall, El cristiano con toda la Armadura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s